Azúcar con sabores

Se acerca el invierno y cada vez provoca más comer algo dulce. Esta semana el tip es uno bien simple: les enseñaremos cómo hacer azúcar con diferentes sabores.

 

Hemos hecho dos demostraciones. La primera es un poco de azúcar con ralladura de cítricos, en este caso mandarina. Pueden ir experimentando y hacer diferentes combinaciones con limón, naranja, lima, etc. Esta azúcar va a tener una vida útil de un par de semanas más o menos si usan ralladura fresca. Si quieren que les dure más tiempo, tienen dos opciones: rallar el cítrico y dejar que seque por unos días o pelar la cáscara, dejar que seque y luego rallarla.

 

Para ver más información sobre cítricos pueden ir a estos dos tips anteriores:

1) Limón

2) Cáscaras de cítricos

 

La segunda demostración fue con vainas de vainilla. Esta es una buena opción, ya que podemos usar las vainas que nos sobraron de preparaciones anteriores y así no las desperdiciamos. En este caso, la vida útil va a ser la misma de la azúcar siempre y cuando la guarden bien. Además de estas dos preparaciones, pueden hacer otras como con canela, clavo de olor, etc. y son perfectas para las infusiones, cafés o jugos. Por ejemplo, podemos endulzar un té herbal con un poco de azúcar y ralladura de cítricos o podemos ponerle a un café un poco de azúcar con canela para darle un toque diferente.

 

27 abril, 2018

Haz estas ricas sodas para el verano

Esta semana les traemos una nueva receta pensada 100% para el verano. Les enseñaremos dos tipos de sodas caseras: una de fresa y hierba buena, y la otra de mandarina y granadilla.

 

Ambas son súper sencillas de hacer y muy ricas. Les aseguramos que son perfectas para que se refresquen y prueben algo diferente. Estos son los ingredientes para cada una:

 

Soda de fresa y hierba buena (2 personas)

– 400 g de fresas limpias

– 4 cucharadas de azúcar rubia

– Hierba buena

– Hielo

– Agua con gas

– Agua para licuar

 

Soda de mandarina y granadilla (2 personas)

– 3 mandarinas

– 3 granadillas

– Agua con gas

– Hielo

 

 

 

Empezamos con la soda de fresa y hierba buena. El primer paso es poner las fresas en la licuadora con un chorro de agua (para que no haya problema al licuar) y el azúcar. Si les gusta el dulce, pónganle una cucharada más de lo que dice la receta.

 

 

 

 

Luego, licuamos bien y probamos la consistencia. Acuérdense que luego lo vamos a mezclar con agua con gas, así que no le pongan mucha agua al principio para que se pierda tanto el sabor.

 

 

 

 

El siguiente paso es poner la hierba buena en el vaso y un chorrito del jugo que acabamos de hacer. La idea es chancar con un mortero la hierba buena para que libere el aroma y sabor, como si estuviésemos haciendo un mojito.

 

 

 

 

Al final, ponemos unos hielos en el vaso, lo llenamos hasta la mitad de jugo y terminamos con agua con gas. Le damos una ligera movida (para que no se pierda el gas) y listo.

 

 

 

 

Ahora vamos a la de mandarina y granadilla. Ponemos un colador sobre un bol y empezamos por la fruta. Cortamos la mandarina por la mitad y la exprimimos sobre el colador.

 

 

 

 

Luego, hacemos lo mismo con la granadilla. Para que pase por el colador, nos ayudamos de una cuchara. Pueden licuarla también, pero de esta forma nos aseguramos que no se pase ninguna pepa y sea puro líquido.

 

 

 

 

Mezclamos bien el jugo y lo servimos en el vaso. Al igual que en la soda anterior, le ponemos unos hielos y el agua con gas.

 

 

 

 

¡Y ya están las dos sodas listas! Como ven, son fáciles de hacer y no necesitan nada que no tengan en su casa. Prueben con diferentes frutas, hagan combinaciones nuevas y busquen lo que más les guste. ¡Esta es una buena forma de empezar!

 

 

19 enero, 2018